jueves, 20 de septiembre de 2007

Ejército...¡Alejáos 30 metros, insultadle y echar a correr!

Aquí está tito Kinos para satisfaccer vuestros deseos de rajada, morbosos, que sois unos morbosos....Como podéis ver las actualizaciones van decayendo en número, signo evidente de que la vagancia cada vez se apodera más de mi, y de que cada vez me resulta más pesado y costoso actualizar...Pero como la rajada de hoy va a ser bestial, ya me empiezo a animar un poco.

Para cambiar ligeramente las tornas habituales, hoy os hablaré no de amigos con problemas, sino de enemigos, tambien con problemas...Pero en este caso de retraso mental. Pobres.
La cosa remonta sus orígenes a los tiempos en los que yo, pequeño como el corcho de un garrafón (e igual de gordo, por cierto), iba a gastar mis
horas semi-nocturnas en ir a practicar taekwondo (Sí, un deporte de darse hostias) con uno de mis mejores amigos. El problema era que la hora anterior ambos la teníamos ocupada en ir a clases de inglés. Mi amigo llevaba un chándal, pero yo, haciendo gala de mi máxima sobradez ya por aquella época, iba directamente vestido de faena. Los chavales que se sentaban detrás de mi, me vieron una perfectísima víctima para sus motes (varios años más joven, bajito e indefenso, y superado masivamente en número), por lo que decidieron llamarme Wondo (de taekwondo). Pasando olímpicamente de ellos, lo cierto es que sólo me lo llamaron en un par de ocasiones, y mucha queja no tengo. La historia cambió cuando años más tarde, la información llegó a un ser raquítico y negro, que en su conocimiento de inferioridad ante la sociedad en general, intentó explotar este nombre ante amigos de un calibre similar. Supongo que hicieron falta sucesivas mamadas y sodomizaciones para que éstos acabaran por prestarle atención y escuchar así sus "interesantes" novedades. Parece ser que al final les hizo gracia, ya que decidieron empezar a utilizarlo. Un día en el colegio me enseñaron que, una vez pasan los años, las personas maduran, y superan diferentes etapas, hasta alcanzar la madurez plena. En ese momento, se supone que todos los instintos primarios propios de los niños desaparecen, y son sustituidos por la cordialidad y la razón. ¿Por qué coño no han llamado a los investigadores para que revisen a esta gente? Es extraño porque tienen barba, y son grandotes, y pese a que se depilan como tias, les salen pelos en las piernas. Pero problemáticamente, no tienen todos los dedos de frente que tiene un ser adulto. Otra buena característica es lo sumamente valientes que son. En grupos de más de 10 y a una distancia segura de unos 30 metros, se atreven a alzar la voz y gritarlo: ¡¡Wondo!! Es acojonante ese arrojo digno de Vlad el empalador... Estoy seguro de que hay cientos de mandatarios deseosos de apuntarlos a su lista de soldados para misiones de alto riesgo, y esque personas con tantos cojones son jodidas de encontrar por el mundo. Pero esta no es su única profesión, también se les daría bien otra que por desgracia desapareció una vez finalizada la edad media...¡¡La de bufón!! Son geniales, ponen a riesgo su vida solamente para hacer reír a sus camaradas y a las mujeres que en ocasiones se manejan. Estoy seguro de que ver a este grupo insultando a alguien por la calle, debe ser una auténtica tortura, de no poder ni parar de reírse. Personalmente me resultan más irrisorias sus caras de simio mientras lo dicen (bueno, y antes y después). Intentan vestirse adecuadamente, peinarse con toda esa tonelada de gomina...Amigos, lo siento, pero un refrán muy sabio dice: "Aunque la mona se vista de seda, mona se queda"...Les viene "niquelao".
Pero...¿Es culpa de ellos? Por supuesto que no. La culpa es en su mayor parte de los padres, porque estos pobres jóvenes sufrieron déficits de atención en su casa, o bien sus progenitores no supieron aplicarles dos hostias bien dadas en su día. Y esque esto amigos, trae sus consecuencias. A veces es afición suya reírse de los yonkis, en especial de uno particularmente desgraciado que tiene esquizofrenia... Lo que no saben es que a todos ellos, la vida no les depara un destino mucho mejor, y que algun día la mayoría acabarán sustituyendo a este pobre hombre en la labor de pedir por las esquinas (Y así continuar, por otra parte, la tradición familiar de algunos de ellos).
¿Cual es la solución a este problema? Personalmente y pese a que ellos no lo saben no hay cosa que más me la sude que sus palabras, sus obras y su vida en general. Como si se trataran de niños esperando a los reyes magos, ponen en cada nueva palabra toda su ilusión de herir y de ofender, y toda su fuerza en caer graciosos y llamar la atención de las tipas que siguen sus andanzas. Desde aqui doy un consejo a todos los que tengan problemas con plebe similar: Lo mejor es ignorar su existencia, porque quieras que no, por muy tonto que seas, hablarle a una piedra acaba cansando. Nada de cruzar la acera, que eso es lo que hacen ellos cuando van en solitario: Por la misma, con un par, de máximo sobrao. Dirán algo, que lo digan ¿Es importante? Para nada. Sólo son falacias surgidas de pobres mentes que tuvieron una infancia y juventudes muy duras, seguramente alimentadas por palizas fuera y dentro de casa.
Dicen que el tiempo coloca a cada uno en su sitio ¿Será verdad? Por supuesto. ¿Cuál será su lugar, la calle, la tumba, bolsitas de plástico con sus restos enterradas en un jardín? ¿A quién le importa? A mi no...

2 comentarios:

Pol_con_o dijo...

Dios macho, te entiendo a la perfección, a todos nos tocó algún gilipollas que se quedaba con uno y ahora en el presente el encuentro es entre un friki VS un yonki; y que nos ganamos la vida a juegos muy parecidos pero con resultados muy diferentes, ya que el dado del friki es mas seguro que el que ellos tiran pastilla tras pastilla... (sustituir pastilla por cualquier droga)

No puedo saber quien se lo pasa mejor, nunca he probado grandes drogas (probé el té, el café, el alcohol...) pero solo ver los resultados prefiero usar mi D20.

A cuidarse Wondo!! Feliz Jevy Crismas! xD

DeNantes dijo...

En cuanto leí lo de ejército, pensaba que la actualización iba de los uruk-hai... pero bueno, la verdad es que muy desencaminado tampoco iba.
Es cierto que estas gentes funcionan así, es decir, simple cuestión de aburrimiento y falta de imaginación para coger a cualquiera que pase por la calle y tacharle de "x".
Y el problema no es que se rían de los yonkis, o de alguna cosa, o eso... es que no acabarán como ellos; en algún momento de su existencia se darán cuenta de todo esto y... papi les pondrá a trabajar de alguna cosa, enchufes garantizados, y a tomar por culo ^^
DeNantes