jueves, 27 de septiembre de 2007

La única iglesia que ilumina es la que arde

Hola a todos. El tema de hoy es claro y conciso: estoy hasta la polla de la puta iglesia, del vaticano, del papa y de la grandísima perra que los parió a todos.

Resultase que no mucho ha, salió por la televisión el papa Mazinguer o como cojones se llama, y tras darse una vueltilla en su lustroso papamóvil blindado y rodeado de veinte seguratas en cada frente, dice con toda su puta cara que "Es necesario ayudar a los necesitados". La sola frase hizo que mi mano adquiriera un tono blancuzco al apretar brutalmente el vaso que sostenía en la mano, tan solo de imaginármelo con ese pedazo de bastón de oro y esa cara de mercante estafado, pero el hijoputa de su santidad aun tenía un as en la manga para tocar más los cojones. Afirma el muy amamonao que está ciertamente cabreado con las juventudes europeas porque cada día son "menos religiosas". Será cabrón... No se conforma con ser rico, ser tratado como un dios y reírse en nuestra cara, sino que encima nos manda mensajes irritado... Desde aqui, quiero animar a toda la juventud europea a que cada día sea menos religiosa, y si puede ser, más pagana. Que se dejen de creer esa gran mentira que las mafias del viejo les cuentan, que se dejen de dar dinero y contribuir a que ese cerdo endogámico aumente su oronda barriga asentada tras años de tocamiento de polla a la gente. Que se deje de una puta vez de rezar a esa gran farsa que es el dios cristiano, el dios bueno y generoso que nunca jamás le mostró a nadie su bondad y su generosidad. No os dejéis pisar por la mierda que los subordinados de esta empresa os intenten meter por los oídos, no hagáis caso de sus "pecados" ni de sus "actos de buena y mala fé". Porque el primer pecado, señores, es el suyo. Ustedes pecan cada vez que intentan decir a otra persona lo que hacer, ustedes están mintiendo, ustedes están trabajando por una causa que todos, en el fondo, saben que es falsa. Ese dios al que vosotros mentáis y al que vosotros rezáis con fervor y ahinco, es solo un cúmulo de maletines llenos de dinero a reventar, de oro y riquezas que la iglesia siempre quiso para su corrupto oficio. Hay quienes hablan de Hitler como un xenófobo hijo de puta, y sin embargo son creyentes supremos; lo ninguno sabe o todos niegan saber, es que la iglesia hizo cosas del mismo calibre que este perturbado mental. Preguntadle si no a los miles de homosexuales, herejes, paganos, hombres, mujeres y niños de distintas razas, e incluso "brujas" que fueron torturados, mutilados, separados de sus familias y quemados ante una multitud aterrorizada que era el pueblo. Preguntadle al hijo de una madre, que vió en su presencia cómo la grasa líquida de su progenitora circulaba por el suelo hasta la alcantarilla, mientras sus restos desesperados le decían un último adiós.

Amigos, quitaos la venda: el 98% de las personas que trabajan para la gran iglesia son unos grandísimos hijos de puta. En el resto incluyo a algun otro cura que conozco y que, después de todo, son personas excelentes. Y es que, señores, al igual que en el bando nazi había pobres soldados con más miedo que fervor, en cualquier sitio que se precie no hay blanco ni negro.

He dicho.

2 comentarios:

Pol_con_o dijo...

Esperaba alguna entrada religiosa en un día como hoy, pero algo más relacionado con la muerte de los santos Cosme y Damián y el como lo celebra la gente a base de comas etilicos y drogas varias.

La verdad que la iglesia lleva más allá las palabras de Dios, al igual que muchos de los que no creen en tal ser.

Yo personalmente creo, pero nunca en un Dios que pueda ser como nos lo pintan las iglesias, los budistas, los moros, o los que sean, mi dios solo es algo simbólico que perdura en los corazones y que nos acompaña en la vida hasta que se acaba.

Cada uno es su propio Dios, y esa es la religión a la que me mantengo porque ¿si no crees en ti mismo, en quién puedes creer?

Saludos.

Sombra dijo...

jajaja! totalmente de acuerdo!